La enseñanza del Derecho en nuestra facultad

La misión de la Facultad de Derecho de la Universidad Francisco Marroquín consta en el Ideario de ésta:

“En tales circunstancias, lo importante es formular y examinar de nuevo teorías o principios y no formar técnicos en su aplicación, pues es la validez de los principios lo que se ha puesto en duda. Consecuentemente con esta orientación, y a manera de ejemplo, el pensum de la Facultad de Derecho pondrá énfasis sobre el estudio del Derecho – su naturaleza y fundamentos, o filosofía – más que en el estudio de la legislación y de las ciencias auxiliares del Derecho, como la sociología…”

De esta forma, la enseñanza del Derecho en nuestra Facultad está diseñada para ir más allá del mero aprendizaje de códigos y leyes. Actualmente, a lo largo de los once semestres de duración de la carrera, en la Facultad de utilizan tres métodos de enseñanza:

 

1º. La Clase Magistral

“Como método de enseñanza, nació con la misma universidad”. (Pujol, J. Fons, J. Los métodos en la enseñanza universitaria, 1981). Perteneciente el género discursivo, se caracteriza por ser una transmisión de conocimiento de una sola vía: del profesor hacia los alumnos. No obstante las críticas que esa situación genera, especialmente la de que eventualmente la clase puede convertirse en un monólogo, para evitar incurrir en esta práctica, los catedráticos que imparten cursos con esta metodología han sido instruidos para recurrir dentro de los mismos a otros métodos tales como el de casos, el de aprendizaje basado en problemas, el seminario socrático, etc, así como para no privilegiar el uso de la memoria. Estas medidas, más los aspectos positivos que hoy en día se reconocen a la clase magistral, tales como que iniciando con una explicación clara y sucinta de un tema habilita al estudiante para profundiza por su cuenta y la posibilidad de aprender de expertos en la materia objeto del curso, permiten implementar esta metodología de la mejor manera posible.

 

2º. El Aprendizaje Basado en Problemas (ABP) o Problem Based Learning (PBL)

Este método surgió hace más de treinta años en la Escuela de Medicina de la Universidad de Mc Master en Canadá, como una alternativa al proceso de enseñanza tradicional basado en la figura del catedrático, quien como experto en el tema objeto de enseñanza, era el responsable de identificar los objetivos (metas de aprendizaje), establecer la secuencia de contenidos e impartir el conocimiento. En el Aprendizaje Basado en Problemas “el docente se convierte en el tutor de un grupo pequeño de alumnos quienes tienen que resolver un problema específico relacionado con la disciplina de estudio. A diferencia de lo que ocurre con la enseñanza tradicional, los estudiantes son los responsables de escoger los materiales didácticos, definir la secuencia de aprendizaje, y participar en los procesos de evaluación. De ese modo, el maestro deja de comportarse como experto y aprende junto con el grupo. El pilar de esta metodología es el alumno, quien aprende tanto del trabajo colectivo como del estudio individual” (ESCRIBANO, Alicia y DEL VALLE, Ángela. “El Aprendizaje Basado en Problemas Una propuesta metodológica en educación superior”. Editorial Narcea, España, 2008). Si se quisiera pensar en cuáles serían las características esenciales de este método diríamos que la formación de destrezas y habilidades en el estudiante; hacer del pensamiento, el cuestionamiento y la reflexión un hábito en él y la formación de su criterio. En cuanto a la primera, el estudiante aprende a aprender. Pasa de ser un mero receptor del conocimiento a ser el actor de su propio proceso de aprendizaje. A través de un problema, aprende a usar el conocimiento previo con el que cuenta y a identificar el conocimiento nuevo que debe adquirir para tratar de encontrar las posibles soluciones al mismo. Durante el proceso, el estudiante aprende a evaluar la calidad de las fuentes y a argumentar. Y al final, aprende que como suele suceder en la práctica profesional, en el mundo del Derecho no siempre hay una sola solución posible. En cuanto a la segunda característica, ya que el proceso se desarrolla en grupos pequeños de estudiantes en donde cada uno expone los conocimientos nuevos adquiridos en pos de encontrar las posibles soluciones al problema planteado y cómo ese conocimiento resulta útil, cada alumno se verá expuesto en cada sesión de clase a argumentar a favor de su opinión o en contra de otra que se haya formulado, en ambos casos con el debido fundamento. De esta forma, el alumno se entrena desde sus primeros años en una de las cualidades particulares del Abogado: la argumentación. Y respecto a la tercera, este ejercicio frecuente desarrolla en el alumno un pensamiento crítico.. Quizás lo más relevante de este aspecto es que el alumno aprende a no tomar nada por sentado: pregunta, cuestiona y compara las fuentes que escucha de sus otros compañeros. Y al final, en su informe sustenta sus propias conclusiones según su propio criterio.

Para la implementación del Aprendizaje Basado en Problemas en nuestra Facultad, los catedráticos fueron entrenados por catedráticos de la Universidad de los Andes (Colombia), en cuya Facultad de Derecho se implementa también este sistema. Esta capacitación incluyó visitas de dichos catedráticos a Guatemala y el viaje de los catedráticos de la Facultad a UNIANDES para, entre otras cosas, presenciar las clases que se imparten con ese sistema. Salvo dos semestres, el pensum de nuestra Facultad incluye en cada semestre al menos un curso impartido con esa metodología. Destaca el eje transversal formado por los cursos de Obligaciones I y II, Contratos y Notariado.

 

3º. El Método Socrático

El método socrático usa el cuestionamiento y el interrogatorio en el estudio de textos para desarrollar el hábito de pensar (STRONG, MICHAEL, “The habit of thought” New View, 1997). Se implementa dentro de distintos cursos del pensum, tanto como metodología para abordar un tema puntual como para evaluación. Los textos objeto de esta metodología suelen ser lecturas relacionadas con algún tema del curso, sentencias e incluso contratos, en los semestres más avanzados. El proceso de cierre se basa en su totalidad en esta metodología.

 

El Proceso de Cierre

Al terminar el décimo semestre, el alumno comienza con lo que se denomina “proceso de cierre”. Para el efecto, los alumnos se dividen en grupos de no mas de diez integrantes, cada grupo a cargo de un tutor. El tutor es un Abogado de reconocido prestigio y experiencia profesional en su área. La mayoría de veces no ha sido catedrático en ninguno de los cursos que los estudiantes tomaron a lo largo de los diez semestres de la carrera, con la finalidad de exponer al alumno, en la culminación de su formación profesional, a otros criterios profesionales. Este proceso se divide en dos áreas (privada y pública), implementándose cada una de ellas en tres fases:

1. Etapa de estudio dirigido de casos;
2. Etapa de examen público común; y,
3. Etapa de examen técnico profesional (Privado)

1º. Etapa de estudio dirigido de casos.

Esta fase se implementa a través de cuatro rondas de cuatro semanas de duración cada una. En cada una de esas rondas, los grupos tutoriales analizan un proceso real provisto por el tutor, en sesiones socráticas de dos horas de duración, dos veces a la semana. Utilizando el método socráctico, el tutor explora la suficiencia de conocimiento de los estudiantes respecto de las distintas instituciones y figuras jurídicas que se deducen directamente del proceso o que se relacionan con el mismo. En consecuencia, el proceso es el medio por el que se analiza la parte sustantiva del Derecho. Es importante señalar que la evaluación va mas allá del aspecto puramente procesal del caso. En realidad, el proceso judicial es un pretexto para evaluar a los estudiantes sobre los aspectos sustantivos. Así, por ejemplo, si la pretensión del proceso era la declaratoria de nulidad de un instrumento público, el alumno será evaluado sobre instituciones tales como el negocio jurídico, su relación con el instrumento público, nulidad, anulabilidad, insubsistencia, inexistencia, ineficacia, la incidencia de las mismas en las inscripciones registrales, los criterios judiciales vertidos en primera y segunda instancia y eventualmente en casación, etc. Una de las ventajas de este método, similar a lo que ocurre con el aprendizaje basado en problemas (PBL), es que permite al alumno tener una visión integral o de conjunto del Derecho. Suele suceder que durante su formación, el alumno ve el Derecho segmentado, como fracciones que corresponden a cada asignatura que cursa, sin establecer los vínculos o relaciones entre cada una de esas partes. Estas metodologías contrarrestan esta situación. Asi, por ejemplo, es muy probable que en un proceso contencioso administrativo tributario, el grupo tutorial entre a analizar además de la materia impositiva específica, aspectos constitucionales, contractuales civiles o mercantiles, e incluso penales. El alumno es evaluado diariamente en cada sesión. Al finalizar la cuarta ronda, el alumno ha alcanzado determinado punteo.

 

2º. Etapa del examen público común.

La Facultad señala una audiencia pública, en la que el grupo tutorial, siguiendo la misma metodología socrática es evaluado por un profesional del Derecho sobre las instituciones y figuras jurídicas analizadas a lo largo de las cuatro rondas. Este profesional es un Abogado de reconocido prestigio y experiencia profesionales en el área en la que se practicará la evaluación y que es invitado por la Facultad específicamente para ello. Esta evaluación es presenciada por una terna compuesta por tres de los tutores con los que le grupo tutorial estuvo en la etapa 1. Corresponde a esta terna la asignación de la calificación individual de cada estudiante. La suma de los puntos obtenidos por el estudiante en las etapas 1 y 2 constituyen hasta un máximo del 50% de su calificación final del proceso de cierre.

 

3º. Etapa del examen técnico profesional (examen privado)

El examen técnico profesional se aprueba con una nota mínima de 65 puntos. En caso de que un estudiante repruebe el examen técnico profesional, se estará a lo siguiente:

a) Si luego de haber hecho la sumatoria correspondiente el estudiante aprueba con la nota mínima a la que se refiere el artículo 7 del Reglamento del Proceso de Cierre, deberá tomar de nuevo solamente el examen técnico profesional luego de transcurridos por lo menos cuatro meses a contar desde la fecha del examen reprobado.

b) Si luego de haber hecho la sumatoria correspondiente resulta que el estudiante reprueba el proceso de cierre del área respectiva, deberá cursarlo de nuevo en sus tres etapas.


Grandes Juristas del Siglo XX

Wolfgang Kunkel

Este connotado jurista alemán se cuenta entre los más grandes romanistas del siglo XX. Su prestigio es algo incuestionable: doctor honoris causa de las universidades de Oxford, París, Fráncfort del Meno, Siena y La Laguna; miembro de la Academia de las Ciencias de Gotinga, de la Academia de Atenas, de la Sociedad Italiana de Historia del Derecho, de la British Academy y de la Society for the Promotion of Roman Studies.

Lea más

UFM 40 años
© 2008 Universidad Francisco Marroquín
webmaster@ufm.edu
Universidad Francisco Marroquín
Facultad de Derecho
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Edificio Académico, D-608
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7756 / 7
Fax: (+502) 2361-1241
derecho@ufm.edu